¿Quién paga: el seguro de Comunidad o el de Hogar?

¿quien paga?

Pues depende…

El seguro de Hogar protege tu vivienda particular (piso, dúplex, chalet, adosado) en su uso habitual, segunda residencia o alquiler. No es obligatorio, pero si totalmente recomendable.

El seguro de Comunidades cubre las zonas y los bienes comunes de un grupo de vecinos. Solo es obligatorio en algunas Autonomías como Madrid o Valencia.

Ambos son seguros complementarios y no sustitutivos, cada uno cubre riesgos específicos. Y en cuanto a responsabilidades; si el seguro de la comunidad no alcanza a cubrir el importe de un siniestro, esta responsabilidad repercute de forma ilimitada en los copropietarios, teniéndose que hacer cargo de la parte proporcional de las indemnizaciones que correspondieran, ya sea por un siniestro en el que un tercero ha tenido un accidente o como del arreglo de las humedades que ha provocado la tubería general en las viviendas vecinas…

Es importante que, como propietario en una comunidad, te preocupes de que exista un seguro adecuado, para que te permita vivir más tranquilo ante cualquier incidencia.

El seguro de hogar y el de comunidades tienen coberturas similares y eso puede confundir: continente (la construcción) y contenido (el interior), fuego, agua, daños eléctricos, cristales, fenómenos atmosféricos, garajes, vandalismo y Responsabilidad Civil de la familia (en Hogar) y de la comunidad (en Comunidades) pero uno protege el patrimonio privado y el otro el patrimonio comunitario.

Avería del agua y daños en varios pisos ¿de una bajante comunitaria o de un vecino?¿Quién se ocupa, ¿Hogar, Comunidad o uno y otro? ¿Pagaríamos 2 veces por lo mismo?

Vivir en una comunidad de vecinos viene acompañado de muchas dudas sobre la gestión de sus siniestros.

¿Es esto fuente de conflictos? Lo es. Por eso, lo bueno es que todas las partes tengan seguro. Si vecinos y comunidad tienen un buen contrato que les proteja, será más fácil dirimir las cosas, pues la discusión ya no será entre particulares, sino entre las aseguradoras que están acostumbradas a gestionar este tipo de cosas.

Sin embargo, los 2 errores más habituales son:

1.- Escoger los seguros más baratos sin comparar y entender las garantías o con capitales insuficientes.

2.- Renovar los contratos anualmente sin actualizarlos.

En fin… No te preocupes, en nuestra correduría podemos ayudarte a buscar la mejor opción y en caso de siniestro realizaremos una atención permanente para agilizar los trámites, aportar los argumentos técnicos necesarios y la defensa de tus intereses hasta la resolución del siniestro.

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin