Si no duermes bien, tener ojera no es lo que más debe preocuparte ya que también nos afecta en el humor, reduce nuestra capacidad de atención, concentración y coordinación, disminuye los reflejos y la velocidad de reacción, produce sensación de cansancio…

Dependiendo de nuestra actividad diaria puede llegar a ser hasta peligroso.

Claro, todo esto, contando que lo de las malas noches sea una cosa puntual. Cuando los trastornos del sueño pasan a ser algo habitual, pueden repercutir muy seriamente a nuestra salud. Y es que, al igual que una buena dieta y actividad física, el suelo es uno de los componentes críticos de la Salud.

Dormir bien, es muy importante para nuestra Salud

Según la OMS, el 40% de la población duerme mal. Y los estudios ratifican que dormir menos horas de lo recomendado impacta de manera directa en el cuerpo con lo que conlleva a trastornos sociales, fisiológicos y psíquicos, como el estrés o la ansiedad.

También, cabe indicar que la falta de sueño continuada aumenta el riesgo de sufrir ictus o infartos, padecer dolencias como hipertensión arterial, diabetes, cáncer o Alzheimer.

Seamos responsables: cuando él no dormir bien se convierte en algo habitual, lo mejor es acudir a un especialista que nos ayude a detectar las causas y a corregirlo en la medida de lo posible.

¿Cuántas horas debo dormir para que sean suficientes?

Cada persona, dependiendo de su estado, edad o ritmo de vida cuanta con distintos horarios de sueño.

Pero la Fundación Nacional del Sueño americana (NSF) ha establecido unos rangos para la Salud según nuestra franja de edad.

  • Recién nacidos (0 -3 meses): lo ideal son entre 14-17 horas de sueño. También es aceptable entre 11 y 13 horas.
  • Bebés (4- 11 meses): entre 12-15 horas.
  • Niños pequeños (1-2): no es recomendable que duerma menos de 9 horas ni mas de 15. Entre 11 y 14 horas.
  • Niños en edad escolar (6-13): el rango ideal está entre 9 y 11 horas.
  • Adolescentes (14-17): entre 8 y 10 horas.
  • Adultos más jóvenes (18 a 25): entre 7-9 horas; no menos de 6 ni más de 10-11.
  • Adultos (26-64): igual, entre 7 y 9 horas.
  • Adultos mayores (de 65 años): entre 7 y 8 horas.
Dormir bien, es muy importante para nuestra Salud

Y en un Seguro de Salud, ¿está incluido el insomnio?

Lo cierto es que sí, entre las prestaciones básicas de un Seguro de Salud, suelen incluir la realización de prueba que permiten identificar de forma preventiva las alteraciones del sueño. Esto se realiza en una primera criba para llegar hasta el especialista, que se encargará de realizarnos un análisis completo para ponerle solución a la situación sufrida.

Si ya tienes un seguro de Salud, puedes consultar con nosotros si tu póliza lo incluye. Y si no tienes un seguro de este tipo, pero te interesaría, nadie mejor que Segurvillegas para aconsejarte sobre cuál sería más adecuado en tu caso.

Dormir bien, es muy importante para nuestra Salud
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin