Nuestra protagonista es una antipática cafetera con wifi de 210 euros. Al encenderla escupe agua hirviendo, gira el molinillo del café que lleva incorporado y emite pitidos estridentes con un mensaje en la pantalla donde dice: «¿Quieres
recuperar tu cafetera?». Y enlaza a una página web que exige un rescate en bitcoins para que funcione correctamente.

Que no cunda el pánico, de momento solo se trata de un experimento que demuestra cómo “ciberatacar” una cafetera conectada. Que sirva de aviso a fabricantes que están apostando por invadir el mercado de dispositivos  nteligentes con mal soporte técnico y peor actualización.

ciberseguridad, santander torrelavega cantabria
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin